BERLÍN.net

Museo Judío de Berlín

El Museo Judío de Berlín repasa la historia judía en Alemania, pasando desde la época romana hasta el Holocausto, y su contribución a campos como el arte y la cultura. La cuidad ya contó con un Museo Judío desde 1933 hasta que fue cerrado por los Nazis en 1938. Hasta 1988 no se decidió que se levantaría un nuevo edificio para albergar el nuevo Museo Judío, para ello crearon un concurso que ganó el arquitecto polaco Daniel Libeskind, en competencia con otros 165 arquitectos.

El complejo consta de dos edificios, el Kollegienhaus, antiguo Palacio de Justicia, que es un edificio construido en 1735 y de estilo barroco. El edificio, que había sido remodelado en el siglo 19, resultó gravemente dañado por la guerra y de 1963 a 1969 fue reconstruido por el arquitecto Günter Hönow para albergar el Museo de Berlín dedicado a la historia de la ciudad. La tercera remodelación, a cargo de Libeskind a partir de 1993. En 2007 se le se añadió en el patio interior un cubo de acero y cristal de 670 m2 para extender la entrada del museo y para ser utilizado para diversos eventos.

Fachada del Museo Judío de Berlín

El otro es el diseñado por Libeskind para el concurso, un edificio contemporáneo revestido de zinc, con una planta en forma de rayo que simboliza la atormentada historia de los judíos en Alemania. Su construcción acabó en 1998, pero no se inauguró hasta 2001 en parte porque los miembros de la fundación que lo gestionaba no conseguían ponerse de acuerdo sobre que debía mostrar el museo. Mientras tanto, por petición popular, se decidió abrirlo al público y desde enero de 1999, a pesar de estar aún vacío por dentro, lo visitaron en los dos siguientes años 350.000 personas atraidas por su arquitectura.

En el edificio existen cinco torres/espacios vacíos que representan la ausencia de los judíos. Sólo uno de ellas es accesible, el "Vacío de la Memoria", que contiene una instalación de Menashe Kadishman compuesta por miles de caras de hierro que cubren el suelo y que al pasar el visitante por encima producen un ruido aterrador.

Void

El Jardín del Exilio está situado en el exterior del edificio, está formado por 49 (en referencia al año de fundación de Israel) pilares (7x7) de hormigón (48 de ellos rellenos de tierra de Berlín, el central rellenado con tierra de Jerusalén) de planta cuadrada dispuestos en cuadrícula, coronados con vegetación y con una inclinación de 12 grados, generando una sensación de inestabilidad y desorientación buscado por Libeskind para recordar la de los judíos que fueron sacados de Alemania.

Jardín del Exilio

Web: www.jmberlin.de
Dirección: Lindenstraße 9-14, Kreuzberg
Teléfono: +49 (0)30 259 93 300
Horarios: Lunes de 10 a 22 horas. De martes a domingo de 10 a 20 horas.
Precio: 5 euros